Falsos mitos del porteo

El porteo no es una moda, es una forma de crianza basada en el respeto y que se fundamenta en el apego seguro. La desinformación está detrás de los prejuicios, las falsas creencias y los mitos entorno a esta manera de vivir la maternidad.

Mito 1: Los niños se malcrían o se “mal acostumbran” si están todo el día en brazos.

Realidad: El cuerpo de una madre es el hábitat natural del recién nacido. Por ello, el porteo es una herramienta fundamental para los primeros años del pequeño. Es mucho más que un medio de transporte, es un método de crianza basado en el apego seguro. El porteo favorece y afianza el vinculo entre los padres y el bebé (fortaleciendo su base emocional). Además, contribuye al desarrollo físico y mental del bebé y promueve el desarrollo temprano del lenguaje.

Mito 2: Portear produce dolor de espalda o cadera. 

Realidad: El porteo ergonómico, reparte correctamente el peso entre los hombros, la espalda y la cadera,  respetando el centro de la gravedad del cuerpo humano; por tanto, ayuda a mantener una buena postura y fortalece los  músculos. Si aparecen dolores es, probablemente, porque no se está usando correctamente. Consúltanos si tienes dudas. Si el se portea con un portabebés ergonómico, el porteo es cómodo y seguro para el bebé y para el porteador.

Mito 3:  Los bebés pequeños tienen que ir tumbados.

Realidad: La posición natural de la columna del bebé es curvada y es, precisamente, la posición que adquiere en un portabebés ergonómico. Las piernas deben estar en posición de ranita y NUNCA deben quedar colgando y su cabeza debe quedar sujeta (especialmente durante los primeros meses). A medida que adquiera fuerza en la musculatura, la espalda se irá enderezan y podrá mantener la cabeza erguida. Por tanto, es una posición tan segura como mantener al bebé tumbado y reduce la posibilidad de sufrir displasia de cadera o los incómodos reflujos.

Mito 4: No se puede portear en verano

Realidad: Existen una amplia variedad de portabebés ergonómicos perfectos para portear también en los meses más calurosos gracias a tejidos frescos y transpirables, como la bandolera de rejilla de Amarsupiel. Cabe recordar que el porteo ayuda al bebé a regular su temperatura corporal, independientemente de la temperatura exterior.

Mito 5: Los nudos son complicados de hacer

Realidad: Los talleres de porteo, los manuales de instrucciones del producto o los tutoriales son herramientas muy útiles para aprender a hacer nudos, que una vez aprendidos, permiten disfrutar de la versatilidad que ofrecen muchos portabebés. La práctica, como todo en la vida, facilitará la ejecución de los nudos.

Mito 6: No es posible portear cuando deja de ser un bebé

Realidad: No existe una edad en la que se deba abandonar el porteo. Es seguro usar portabebés más allá de los 2 años siempre y cuando  el porteador y porteado se encuentren cómodos y a gusto. Hay portabebés que crecen con los niños, adaptándose a sus nuevas necesidades. Normalmente el niño que anda con asiduidad pide voluntariamente ir caminando, pero se puede seguir usando el portabebés cuando éste se cansa. Si bien es cierto que la mayoría de portabebés tienen una limitación por peso por razones de seguridad (en función de los tejidos usados), consulta las instrucciones del producto y si tienes dudas ponte en contacto con nosotros.

Mito 7: “Solo para un ratito

Realidad: La mayoría de portabebés permite portear tantas horas como se desee, siempre y cuando el elegido sea ergonómico, como todos los de la gama de MétodoCanguro. No hay ninguna contraindicación al respecto. Si tienes dudas contacta con el fabricante.

Mito 8: Los portabebés son caros y no se usan mucho tiempo

Realidad: En el mercado existen portabebés de toda gama de precios en base a los materiales utilizado, el diseño y la calidad de la marca. Muchos de estos pueden usarse desde el nacimiento hasta que los 20 kilos. Por tanto, puede tener una vida de 3 o 4 años; si se utilizan con asiduidad resultan mucho más económicos que los cochecitos de paseo, algunos de los cuales solo se usan durante los primeros meses como, por ejemplo, los capazos.

Existen tantas formas de portear como porteadores hay. La amplia gama de portabebés ergonómicos de Métodocanguro están diseñados para cubrir las necesidades de cada etapa del pequeño y de los porteadores. Es muy importante elegir el portabebés que mejor se adecúe a las necesidades de estos en cada momento. Si bien es cierto que los hay muy versátiles que son aptos desde el nacimiento a los tres años de edad aproximadamente, las necesidades de un recién nacido no son las mismas de un niño que camina y a quien solo se le portea cuando se cansa. Si tienes dudas, no dudes en consultarnos. 

*Foto de www.metodocanguro.com

Deja un comentario