Gestación subrogada

La gestación subrogada es una forma de reproducción asistida en la que, además de los futuros padres, interviene una mujer que gesta el embrión. Se conoce coloquialmente como “vientre de alquiler”. Esta técnica se lleva a cabo cuando existen problemas de fertilidad en una pareja y, a través de un acuerdo o contrato, una mujer consiente libremente el llevar a cabo una gestación, con el compromiso irrevocable de entregar el recién nacido a la pareja. La mujer que se ofrezca a gestar al bebé debe hacerlo de forma totalmente libre y desinteresada.

La gestación subrogada es la única vía que les queda a muchas parejas infértiles para tener un hijo, sin embargo, desde Método Canguro nos preguntamos por el equilibrio emocional del recién nacido, debido, en parte, a la ruptura del “vínculo del apego” que se genera entre madre e hijo durante el embarazo; ¿quién protege en este proceso a los más débiles y desfavorecidos, que son los niños? Si bien es cierto que se trata de un proceso estresante para todas las partes, el niño queda en una posición muy vulnerable, dado que su situación depende de las claúsulas establecidas en el contrato que firman ambas partes, y quizás no asegura, en absoluto, la protección de sus intereses y derechos.

Para la doctora Ibone Olza, especialista en Psiquiatría perinatal, “que las gestantes no se vinculen durante el embarazo es un drama para el bebé en el útero“. “Si la madre no siente al bebé como su hijo, el bebé lo percibirá: esto afectará a su desarrollo y puede marcar el desarrollo de su personalidad”.

La OMC (Organización Médica Colegial), por su parte, cree que la gestación subrogada atenta contra la dignidad de la mujer, ya que consideran que esta técnica contribuye a la mercantilización del cuerpo de la mujer y que, además, afectaría especialmente a las más desfavorecidas.

Del mismo modo, el Comité de Bioética de España también se ha posicionado en contra de la práctica de la maternidad subrogada, no sólo en nuestro país, sino en todo el mundo, ya que, “aunque sea de forma altruista, sigue existiendo explotación de la mujer y daño a los intereses del menor”.

¿Quizás no se está teniendo en cuenta que ni los niños ni las mujeres deben ser objeto de tráfico mercantil?

Actualmente en España la gestación subrogada está prohibida, sin embargo ya hay propuestas por parte de algún partido político para tratar de que en nuestro país se convierta en una práctica legal, libre y altruista.

Nosotros nos preguntamos hasta qué punto esta práctica puede considerarse “altruista”, ya que, evidentemente, si no hay una compensación económica, muy pocas mujeres estarán dispuestas a gestar el niño de otro. Por tanto, es ¿altruismo o compraventa?

Desde luego, es un tema que genera debate e infinidad de opiniones. Os animamos a dejar la vuestra.

 

Fuentes: gestacionsubrogadaespaña.es, Bebesymas.com, Abc.es, Telecinco.es, Cadenaser.com

Fotografía: bebesymas.com

 

 

 

 

Deja un comentario