La importancia del contacto piel con piel tras el nacimiento

La forma de nacer está cambiando gracias a numerosos estudios que certifican los beneficios del método piel con piel tras el nacimiento. En muchos hospitales se observa que ya no hay tanta prisa por limpiar al bebé, pesarlo, medirlo y vacunarlo. Ahora es más común ver cómo dejan que la madre participe en su propio parto, sacando incluso a su bebé al final del expulsivo y colocándoselo en su pecho para que sienta el calor de su piel y se tranquilice con el sonido de su voz. Tampoco hay prisa por cortar el cordón umbilical, ya que se puede dejar hasta que deje de latir por sí solo.

El bebé sale del vientre materno tras pasar 9 meses dentro de la matriz. Un lugar que reunía las condiciones perfectas para crecer y desarrollarse en el que se sentía protegido y con todas las necesidades cubiertas. El momento de nacer necesita a su madre. No puede pasar del lugar más confortable del mundo a un lugar en el que le manipulan de un lado a otro sin rumbo, lleno de luz, desorientado y sin consuelo. En cambio, si se le deja al lado de su madre, se sentirá tranquilo, acompañado y seguro. Es entonces cuando los dos podrán empezar a re-conocerse y vincularse a través del tacto, la vista, el olfato y el oído. Necesitan tener todos los sentidos conectados en establecer esa relación tan especial entre mamá-bebé.

No hay momento más importante en la vida de un ser humano que los minutos que transcurren tras el nacimiento, se habla de “una hora sagrada” que nadie debe romper. Incluso deberían ser así las primeras 24-48h, lejos de protocolos no urgentes como medir o pesar al bebé. Además el contacto piel con piel precoz es decisivo para una lactancia exitosa. Las hormonas de la madre y el bebé funcionan creando una sinergia, y se despiertan instintos en ambos muy poderosos. Así el bebé es capaz de reptar hasta el pecho de la madre y suceder el agarre del pecho espontáneo. Existen múltiples beneficios que afectarán a corto, medio y largo plazo a todos los niveles. Uno de los más inminentes es que disminuye el riesgo de que el bebé sufra el cólico del lactante es menor si madre e hijo han estado en contacto piel con piel durante las primeras horas, la madre por su parte se protege de la depresión postparto. Y es que el contacto precoz tiene mucha repercusión emocional para ambos.

¿Cómo mantener el contacto piel con piel?

En el hospital se debe procurar que sea siempre la madre la que practique el método canguro con el bebé, tanto si es parto vaginal como si se trata de un parto por cesárea. Muchos hospitales ya practican cesáreas respetuosas permitiendo el acompañamiento de quién quiera y procurando el piel con piel precóz. Que es sin duda el mejor regalo para el recién nacido. El bebé está programado biológicamente para ser recibido por el cuerpo de su madre por ello se debe respetar este momento de conexión entre ambos.

Una vez en casa, se pueden utilizar los portabebés para mantener el contacto piel con piel con el bebé y dejar las manos libres para realizar otra tarea. En Método Canguro contamos con la camiseta portabebés Amarsupiel con la que podrás realizar un porteo ergonómico y seguro. El Mei Tai Amarsupiel crecerá junto a tu bebé y se adaptará en todas las etapas del porteo. Y los fulares portabebés Amarsupiel harán que su tejido suave sea una segunda piel que os envuelve a ti y tu bebé para manteneros cerca cada día.

Tanto si se portea con o sin portabebé, lo importante es ser conscientes de los enormes beneficios de permanecer en contacto directo desde el nacimiento hasta que se produzca de forma natural la separación, que ocurrirá cuando vaya adquiriendo la autonomía y maduración psicomotriz suficiente para separarse con seguridad. Hasta cuándo se debe practicar el piel con piel o el contacto directo? En realidad en la crianza y primera infancia es vital, pero en el fondo, el porteo y el contacto es el abrazo, y eso es importante para todos, toda la vida.

Deja un comentario