La lactancia materna es sostenible

La lactancia materna es sostenible

Las prácticas óptimas de lactancia materna benefician a madres y niños, independientemente de dónde vivan o de su nivel de bienestar.

Es también un instrumento para poner fin a la pobreza, promover el crecimiento económico y reducir las desigualdades. Si se lograse que el 50 por ciento de los bebés se nutriesen exclusivamente de leche materna hasta los seis meses, se podría salvar la vida a 823.000 niños y a 20.000 mujeres cada año, y se ahorrarían más de 300.000 millones de dólares anuales. No lo decimos nosotros, firmes defensores de la lactancia materna, sino un estudio elaborado por OMS, Unicef y la ONG Global Breastfeeding Collective con motivo de la Semana Mundial de la Lactancia Materna, celebrada del 2 al 7 de agosto de 2017.

Dicho informe también alerta de que ningún país cumple con las recomendaciones de la OMS y UNICEF sobre lactancia materna. De las 194 naciones estudiadas, solamente 23 tienen tasas de lactancia exclusiva hasta los seis meses de más de un 60% y solo el 40% de los niños de 24 semanas amamantan de forma exclusiva. Unos datos preocupantes y más si tenemos en cuenta la causalidad directa entre lactancia materna y la salud de madres e hijos (según apunta la OMS). Y es que la lactancia materna previene las principales causas de muerte entre los menores de cinco años (diarrea e infecciones respiratorias), reduce el riesgo de contraer enfermedades no transmisibles y rebaja el riesgo de sufrir obesidad (especialmente en aquellos niños que han amamantado más tiempo). Además es fuente de bienestar emocional y psicológica para los pequeños.

Por otro lado, las madres que amamantan presentan un riesgo menor de padecer cáncer de ovario y de mama, dos de las principales causas de muerte entre las mujeres. Por si necesitáramos algún motivo más, también recuerdan que la lactancia materna está relacionada con un aumento de entre 3 y 4 puntos en el cociente intelectual.

Un reto colectivo

A pesar de tener tantos beneficios, no hay un ambiente favorable para que las madres amamanten hoy en día. Por eso una de las ideas que lanzan es que se otorguen bajas por maternidad de 18 semanas con el 100% del salario a todas las mujeres para promover la lactancia materna. Pero no esto no es suficiente. Uno de los errores que cometemos es considerar que la  lactancia materna es solo un tema de la madre y de su bebé. Sin embargo, para que esta sea exitosa debe haber un esfuerzo colectivo. En otras palabras, este estudio llama a la implicación de todas las partes de la sociedad.  A las empresas, que hagan más flexibles los horarios de trabajo y amplen las semanas de baja maternal. A las familias que se hagan cargo de las tareas diarias y alentar a las madres para amamantar. A los gobiernos, que implementen políticas que protejan la lactancia materna. A las comunidades les pide que creen grupos de apoyo sobre lactancia materna para madres y padres. Y a los trabajadores de la salud que ayuden a que las madres a defender su derecho de amamantar. Un reto colectivo por el bien todos ya que la lactancia materna exclusiva es la piedra angular de la supervivencia.

La mejor inversión

En 2012 se estableció el objetivo de que antes de 2025 el 50 % de los niños de menos de seis meses se alimenten exclusivamente con la leche materna. Para ello se estimó una inversión de 4,70 dólares por recién nacido. Según el estudio, si dicho objetivo se lograse, se podría salvar la vida anualmente a 823.000 niños de menos de cinco años y de 20.000 mujeres. Una inversión que podría suponer, a su vez, un ahorro de hasta 300.000 millones de dólares ya que al descender el número de pacientes enfermos se reduciría el gasto sanitario y crecería la productividad.

Desde la OMS reiteran que la lactancia materna es una de las inversiones más efectivas y rentables que las naciones pueden realizar en favor de la salud de sus miembros más jóvenes y la salud futura de sus economías y sociedades. «Al no invertir en la lactancia, estamos fallando a las madres y a sus bebés, y pagando un doble precio: en vidas perdidas y en oportunidades perdidas»,dijo el Director Ejecutivo de UNICEF, Anthony Lake. Por eso el lema de este año es “Juntos podemos hacer que la lactancia materna sea sostenible”. 

*Foto de Pixabay

Deja un comentario