Papá también portea

Hoy queremos hacerles un homenaje a esos papás que nos acompañan y apoyan en nuestro día a día con nuestros pequeños cachorros. A esos que se emocionaron cuando nos acompañaron en la primera ecografía, que nos cogieron fuerte de la mano cuando dábamos a luz, a los valientes que cortaron el cordón umbilical o que lloraron con nosotras cuando tuvimos a nuestro bebé en los brazos.

Ellos, cada vez más son parte activa en la crianza de nuestros pequeños, cada vez se involucran más y el vínculo con ellos es mayor.

Tanto es así, que, incluso muchos de ellos se han lanzado al mundo del porteo. De esta forma, el acercamiento y la conexión con su hijo se fortalece, se unen lazos.  Los papás porteadores no solamente son valientes, sino que además disfrutan de la cercanía y el contacto con sus cachorros. Son padres involucrados en la crianza, dispuestos a escuchar y empatizar.

Es cierto que el recién nacido establece un vínculo especial con mamá desde su nacimiento, en parte por la lactancia. Pero también el papá desempeña un rol muy importante, supone un pilar tanto para la mamá como para el bebé. Muchos papás  se encuentran algo desorientados en su rol durante la primera etapa del bebé en casa, pero encuentran en el porteo un aliado y una gran base para comenzar a formar el vínculo con su hijo. Y es que, el porteo puede ser una buena manera de fortalecer el lazo entre papá y bebé, practicar el piel con piel y fomentar el apego seguro.

Es muy importante que los papás que se lanzan a la aventura del porteo elijan un buen portabebé, de calidad. Os recomendamos las camisetas Amarsupiel pensadas para papá. Se trata de una práctica camiseta portabebés que proporciona en sólo tres pasos un porteo seguro y ergonómico, piel con piel. Fabricada en España, libre de tóxicos y compuesta en más de un 95% de algodón, es apta desde el nacimiento y hasta los 8kg.

Una buena manera de fortalecer el vínculo papá -cachorro es, por ejemplo, cuando papá llega de trabajar. Portear al bebé en casa, mientras atiende otras tareas o a otros hijos, le permitirá reconectar con el pequeño y “recuperar” las horas que estuvieron separados.

También cada vez hay más papás que teletrabajan desde casa: trabajan frente al ordenador mientras su bebé porteado duerme apaciblemente en sus brazos, ¿no es tierno?

El porteo promueve un vínculo de apego seguro, mediante la producción de oxitocina -la hormona del amor-, tanto en el porteador como en el bebé. Y esto no es exclusivo de las madres.

Desde Método Canguro queremos hacer un llamamiento a todos esos papás maravillosos para que se animen a portear, a sentir a su bebé en su pecho, su respiración y calor. Les animamos a fortalecer ese vínculo con su cachorro mientras lo lleva en sus brazos cómodamente. Porque vosotros también contáis, ¡y mucho! Y sois muy importantes en la crianza de nuestros hijos.

 

 

Deja un comentario